Cantantes

 

 

Coro del Patriarcado de Moscú
CORO
Director: Jerónimo AMBROSIO

Desde los años 80 y especialmente con motivo de las celebraciones del Milenio de la Iglesia Rusa en 1987, numerosos coros ortodoxos tradicionales, religiosos o no, vieron la luz o salieron de la sombra.

Creado bajo la ayuda del Metropolitano Pitirim de Volokolamsk y Yourieva, este coro participa habitualmente en los oficios litúrgicos de la catedral de la "Resurrección del Glorificador" en Moscú. Situado en la línea de la antigua escuela sinodal de canto religioso, pronto se dio a conocer en Moscú y después en el extranjero. El Coro se ha presentado siete veces en la Fundación Pierre Gianadda de Martigny (Suiza) que invita regularmente los artistas mas prestigiosos del momento como Cecilia Bartoli, Ruggero Raimondi, Daniel Barenboim, Itzhak Perlman, Shlomo Mintz y muchos otros.

Cuenta con numerosas grabaciones, la mayoría dedicadas a las nuevas transcripciones, restauraciones y lecturas de partituras de los siglos XVII y XVIII cuyo principal artesano fue Jerónimo Ambrosio. El coro ofrece conciertos en el Conservatorio del Teatro Bolshoi de Moscú y efectúa numerosas giras por el extranjero.

El Padre Ambrosio (Nossov)

Según la crítica y sobretodo según M. Kolikov, profesor titular de la cátedra de música coral del Conservatorio de Moscú, el Padre Ambrosio es el único director de coro que interpreta música sagrada rusa reemplazando perfectamente el estilo y el espíritu en los que cada obra se compuso.

El Servicio de las Publicaciones del Patriarcado de Moscú.

Desde su infancia, el Padre Ambrosio, participa en el servicio religioso como cantante y director. Ya de muy joven comenzó a reunir, conservar y estudiar piezas de compositores de diferentes escuelas, siendo el debut de su actividad científica actual. Pitirin, entonces Metropolitano de Moscú, tuvo conocimiento de este importante trabajo y le pidió oficialmente llevarlo a cabo. Así fue como nació el Servicio de Publicaciones del Patriarcado de Moscú.

Los archivos del Estado, el Museo Glinka, la Biblioteca rusa del Estado, la Biblioteca pública de San Petersburgo, numerosas catedrales, iglesias y bibliotecas diferentes así como colecciones privadas, le revelan tesoros de manuscritos inéditos y de partituras olvidadas.

El estudio de estas partituras requiere un importante trabajo musicológico. Por una parte encontrar el sentido polifónico profundo de las escrituras, despejándolas de los aportes culturales extranjeros, especialmente los del romanticismo. Por otra parte es necesario descubrir los errores de copia, las lagunas y modificaciones introducidas por los monjes y adaptar las obras a las circunstancias locales, a lo largo de los 70 años durante los cuales no se publicó ninguna obra.

El Coro del Patriarcado de Moscú

Los coristas se eligen entre los coros de Moscú y son todos profesionales de muy alto nivel - algunos son solistas del Bolshoi. Su contratación se hace según tres criterios severos:

1- la belleza de la voz
2- muy alto nivel técnico musical
3- posibilidad de cantar tanto en iglesia como en escena

Este tercer punto es muy importante para asegurar la interpretación mas perfecta de su repertorio litúrgico ortodoxo. La pronunciación justa, la entonación espontánea, el conocimiento perfecto de la liturgia, el dominio de todos los detalles precisos, delicados, a menudo imperceptibles al oído, no se enseñan en un ensayo, se adquieren con la práctica constante del canto litúrgico durante los oficios. Y es esta rara exigencia, llevada al extremo por el Padre Ambrosio, que hace del Coro del Patriarcado de Moscú la referencia actual en esta materia.

Los Cantos populares

Por su formación musical y por su alma profundamente enraizada en la cultura rusa, los coristas ponen también todo su talento en la interpretación de los cantos tradicionales de su país. Desde la luz de las voces de contralto a la profundidad desconocida de los bajos surgiendo de la armonía perfecta de la coral, toda la paleta sonora está perfectamente preparada para transmitir la emocionante belleza de los cantos populares.


Escuchando al Coro de hombres del Patriarcado de Moscú, el oyente estará inmediatamente atraído por un sentimiento de extrema pureza. Sin sentimentalismo, ningún efecto artificial, sino una amplia y profunda respiración, una seguridad vocal en la entonación y articulación del fraseado que nos transportan a un mundo real donde el Arte y el lo Sagrado son uno solo.