Orquestas

 

Sinfónica de Viena
(CONTINUACIÓN)
 

La era de Karajan (1948-1960)

En realidad Karajan nunca fue director principal de la Wiener Symphoniker, pero como director de conciertos de la Sociedad de Amigos de la Música, trabajó con ellos en los ciclos Karajan hasta 1956, presentando numerosos programas en 2 y 3 conciertos por temporada y viajando con ellos en largas giras, un logro que le dio derecho al título de "Director Principal Oficioso". Además del repertorio de las grandes sinfonías clásicas, Karajan se dedicó a la música del siglo XX: obras de Hindemith, Martinu, Stravinsky, Berg, Bartok, Barber, Honegger, Prokofiev, Martin, Einem, Webern, Fortner, Shostakovich, se escucharon en el espacio de 15 años. Dedicó un gran énfasis en las grandes obras corales ("Missa Solemnis", "La Creación", "La Pasión Según San Mateo" y la "Misa en si menor") que Karajan dirigió como director de Singverein. También incluyó actuaciones de ópera en forma de concierto: "Aida" en 1951, el primer acto de "Las Valkirias" en 1952, "Fidelio" en 1953 y "Carmen" en 1954. La primera gira de una orquesta austriaca por Alemania después de la guerra, tuvo importancia política, ya que fue la prueba de la independencia de Austria durante los años de la ocupación. En enero de 1950, la Orquesta actuó con gran éxito en Munich, Ulm, Frankfurt, Hannover, Hamburgo, Duisburg, Dortmund, Solingen, Düsseldorf, Aachen, Essen, Stuttgart y Augsburgo. Los programas incluían obras de Haydn, Mozart, Beethoven,. Brahms, Schumann, Tchaikowsky, Strauss y Hindemith. El ciclo de "Grandes Sinfonías" se desarrolló en paralelo con el ciclo Karajan. Fue la plataforma para directores prominentes en una sala resplandeciente y los 8 conciertos de cada una de estas series, presentaba una sucesión de grandes directores conocidos internacionalmente y recién llegados: Giulini, Sawallisch, Sargent, Gielen, mientras que otros que regresaban a Austria (por ejemplo Krips) dirigían estos conciertos. Stokowski, Matacic, Scherchen, Celibidache, Klemperer y Cluytens fueron todos uno tras otro, directores musicales de la Orquesta, pero a pesar de estos cambios constantes, había una continuidad. En esta década Joseph Keilberth, había sido director invitado haciendo cada año 16 programas; Volkmar Andreae con 8 programas al año y Paul Klecki 6 programas. En la Konzerthaus, los festivales internacionales de música pasaron a ser el forum de nueva música presentando en el espacio de dos o tres semanas un gran número de estrenos mundiales. La Orquesta tenía un enorme trabajo ya que cada tercer día daba un concierto con obras desconocidas. Con la excepción de Böhm, Cluytens, Hindemith, Hollreiser, Scherchen y Gielem, otros músicos dirigieron la Orquesta por primera vez: Lehmann, Höfner, Rosbaud, Prohaska, Heiller, Markevitch, Swoboda, Martinon, Freccia, Sacher, Maazel y Märzendorfer. No solamente se promocionaba a los compositores austriacos, sino también las obras modernas de todas partes de Europa. Además la Orquesta continuó actuando para la radio austriaca. Durante el poco tiempo libre grabaron música para películas y la construcción de sus propios estudios de grabación con los últimos avances técnicos, permitió realizar diversos proyectos con firmas americanas y con Philips. En 1959 como conclusión de una gran gira, ofrecieron un concierto en el Vaticano ante la presencia del Papa Juan XXIII. Al finalizar los años 50 tuvo lugar el sensacional debut de un joven director llamado Wolfgang Sawallisch.

SIGUIENTE >

   
  Web: www.wiener-symphoniker.at